El Derecho a la Consulta y a la Participación De los pueblos indigenas

yaquisIntroducción

El derecho a la consulta y a la participación de los pueblos indígenas ha sido establecido en el derecho internacional de los derechos humanos, específicamente en el Convenio 169 de la OIT y en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y es de carácter obligatorio para todos los aspectos que les afectan. Los pueblos indígenas, de acuerdo al Convenio 169 de la OIT tendrán derecho a decidir sus propias prioridades en lo que corresponde al proceso de desarrollo. La consulta debe ser llevada a cabo por el Gobierno y debe reunir varios requisitos: llevarse a cabo mediante los procedimientos apropiados de los propios pueblos, deben ser de buena fue . La Declaración de la ONU sobre los Derechos de los pueblos indígenas añade que esta consulta debe hacerse de manera previa, esto es antes del inicio de la obra, o legislación, libre, esto es que se realice sin ninguna presión cohecho o soborno, y de manera informada, tanto de los aspectos que les beneficien como los que les perjudique

Avances y problemas en la lucha de los Pueblos Indígenas de México por sus Derechos.

La Tribu Yaqui, pueblo indígena que habita en la semidesértica región del Sur de Sonora, esta constituida por alrededor de 35 000 personas. Sus pueblos se localizan en la Ribera del Río Yaqui el cual ha sido a lo largo de toda la existencia de este pueblo indígena, y elemento fundamental para su supervivencia.
Este río ha sufrido varias modificaciones importantes que han disminuido su caudal, sin que el Pueblo Yaqui fuera consultado. Sin embargo las obras realizadas les han afectado de manera preocupante. Una de ellas fue la construcción de la presa El Novillo, en 1964, que disminuyó notablemente el agua destinada a los Pueblos Indígenas.
En 2011 el Gobierno de Sonora decide construir un acueducto para llevar agua a la ciudad de Hermosillo, capital del estado de Sonora, que e ha visto afectada por grandes sequías, sobre todo a partir de1995. A pesar de que el gobierno de Sonora tiene otras formas de abastecerse del vital líquido, sin afectar a otros pueblos la opción que ha seleccionado es la de disminuir el agua del Río Yaqui, reduciendo aún más la cantidad de agua del Río Yaqui misma que ha sido la base de la cultura y desarrollo del pueblo Indígena Yaqui desde la época prehispánica
En vista de que el Gobierno Estatal no escuchó las demandas de la Tribu Yaqui, acudieron a la Suprema Corte de Justicia, quien, el 8 de mayo de 2013 dictó una sentencia Obligando al Gobierno Federal a realizar una consulta, de acuerdo al Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo para qe se realizara una consulta a fin de evaluar en daño que esta obra tiene sobre el pueblo indígena
En diciembre de 2012 se formó un grupo de organizaciones defensoras de derechos humanos y otras instancias académicas para poder observar el cumplimiento del Gobierno Mexicano a esta consulta y se esta se realiza de acuerdo a los estándares internacionales: realizada de buena fe y culturalmente adecuada. Que sea elaborada de manera previa, libre e informada. La Sección Mexicana de Amnistía Internacional estamos participando en este colectivo.
Hasta el momento han transcurrido dos de las 4 etapas de la consulta, y ya se han detectado varios problemas muy preocupantes. La consulta no ha sido previa, ya que la obra del acueducto no solo está terminada, sino que lleva ya más de un año extrayendo agua del rió, sin que exista un estudio del impacto ambiental. La información que el Gobierno ha dado, ha sido parcial, y a más 7 meses de iniciada la Consulta, todavía falta de entregar mucha información solicitada por el Pueblo Yaqui
Ha habido varias acciones que permiten suponer que atentan contra el principio de libertad en la consulta. Se han retirado o sufrido un gran retraso el otorgamiento varias becas que el gobierno da a los niños y niñas indígenas; algunas de las personas que encabezan esta lucha han sido amenazadas mediante mensajes de celular, mantas y volantes; el gobierno ha intervenido no reconociendo a las autoridades tradicionales de la tribu, creando división entre las personas de los pueblos, sin respetar sus procesos tradicionales autónomos.
La Misión Civil de Observación ha estado acompañando este proceso de Consulta y dando información periódica sobre los hechos documentados.
El agua es un derecho humano fundamental y no se puede quitar el agua de los indígenas yaquis para abastecer a la capital del Estado de Sonora, más habiendo otras formas de que Hermosillo obtenga el agua que necesita para el consumo humano y agrícola, como el tratamiento de agua, desalinizadora, control de fugas en la red de agua urbana, etc.

Dolores Soto

La traduzione in italiano di Rosi Penna

Print Friendly, PDF & Email


Antropologa. E' attivista di Amnistia Internacional dal 1986 e responsabile del gruppo 12 di Amnesty International Mexico.

No comments.

Leave a Reply